SABER MÁS DEL AUTOR

VISITAS RECOMENDADAS:

orden_malta_espana
logo-civica
cruz
logo-Real Academia
logoSEORL
Academia Matritense
Asoc-diplomados
Yuste

Historia y Genealogía

Sobre los vínculos entre Historia y Genealogía: Algunos comentarios previos

Los individuos estamos indisolublemente vinculados a nuestras familias, no sólo desde un punto de vista genético y anátomo-funcional, como en las demás especies animales, sino, sobre todo, desde el punto de vista cultural. A fin de cuentas como seres humanos o somos “entes culturales” o no somos nada.

Por desgracia, cuando se leen determinados libros de Historia en no pocas ocasiones se tiene la impresión de que “los hechos y los personajes históricos” hubieran surgido de la nada, como si fueran setas fugaces nacidas en el campo después de un periodo de lluvias. Lo que obvian algunos es que “las setas también tienen raíces” y, a veces, raíces muy profundas y antiguas, como le sucede al hongo, probablemente milenario, que ocupa buena parte del suelo del Parque de Yellowstone en Estados Unidos.

El verdadero interés por la Genealogía, es decir el que nace del afán por el conocimiento y no de la mera búsqueda de unos pocos antepasados más o menos famosos, es absolutamente inseparable del estudio de la Historia. Por eso la Genealogía, además de ser una de las llamadas Ciencias Auxiliares de la Historia, es una de las herramientas culturales y científicas más útiles para comprender los hechos históricos en su verdadero contexto (Salazar 1991a, 2007, Sampedro 1999, Larios y Martín 2001).

Y la Historia es una fuente insustituible de aprendizaje para el ser humano, la Historia nos enseña, “la Historia siempre se repite”. Y esto sucede porque, aunque en teoría la diversidad de sucesos podría ser infinita, en la práctica los condicionamientos que actúan sobre los seres humanos (actores de la Historia), con independencia de la época y la civilización, acaban siendo muy similares, lo que reduce mucho la variabilidad. Este eterno retorno, al que está condenada la Humanidad, está presente en todos los ámbitos; Leibniz lo encuentra en el mundo de la lingüística y lo denomina “apocatástasis” (Eco 2005).

Ahora bien si la Historia que nos llega no está firmada con el testimonio de la realidad, entonces estará manipulada y de poco nos va a servir. A lo largo de los siglos, algunos historiadores se han apartado demasiadas veces de la máxima de Tucídides: “La Historia es un objeto de estudio racional bajo la mirada de una mente lógica”. De esta sentencia se deduce que para que un relato histórico sea veraz tiene que partir de un análisis profundo y objetivo. Como en cualquier Ciencia sólo se debe aceptar “lo creíble” (tò eikós, que indicaban los clásicos), limitando las tendencias a las que, inevitablemente, empuja a todo ser humano sus propios planteamientos previos, su ideología y la inseparable subjetividad.

Resulta evidente que conocer la Genealogía y los vínculos de las familias ayuda mucho a comprender el devenir de la Historia y muchos de sus pasajes. Lo que nos aporta la Genealogía es mucho más profundo que el mero estudio de datos más o menos remotos y, tal vez, de escasa utilidad actual. Esta Ciencia auxiliar de la Historia nos permite comprender la evolución de las sociedades y de los individuos, es decir que nos lleva de la mano al mundo de los conceptos y las bases filosóficas que los sustentan. Las relaciones entre la Historia y la Genealogía son tan intensas que, a veces, resultan casi indisolubles. Lo cual ha permitido a Luis González y González poder afirmar que: la Genealogía es la Ciencia que: “busca mantener al árbol ligado a sus raíces. Es la historia que nos cuenta el pasado de nuestra propia existencia, nuestra familia, nuestro terruño, nuestra pequeña comunidad” (González y González 1973).

REFERENCIAS CITADAS EN ESTE TRABAJO.

Eco, Umberto. La búsqueda de la lengua perfecta. Editorial Crítica. Barcelona. Biblioteca de Bolsillo. 2005. 318 págs.

González y González, Luis. Hacia una teoría de la microhistoria. Discurso de recepción en la Academia Mexicana de la Historia. Sesión solemne del 27 de marzo de 1973.

Larios y Martín, J. Desarrollo genealógico. Tratado de Genealogía, Heráldica y Derecho Nobiliario. Segundo Curso. Instituto Salazar y Castro. 2001 a. págs. 47-81.

Salazar Acha, Jaime. Génesis y evolución histórica del apellido en España. Discurso de Ingreso en la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía. 1991a. (Actualmente 2ª edición).

Salazar Acha, Jaime. Manual de Genealogía Española. Instituto Salazr y Castro. Ediciones Hidalguía. Madrid. 2006.  329 págs.

Sampedro Escolar, José Luis. Con nombre y apellidos. Editorial Martínez Roca. 1999. 271 págs.

PUBLICACIONES EN GENEALOGÍA.

1.- Pablo Gil-Loyzaga (Colaborador): Diccionario Biográfico Español. Real Academia de la Historia (España) 2008-2009.

Biografías publicadas: Diego Ramos de Orozco, Diego Menéndez de Valdés, Antonio de los Reyes Correa, Pedro de Loyzaga Pérez, Quintín Esquembre Suarez.