SABER MÁS DEL AUTOR

VISITAS RECOMENDADAS:

orden_malta_espana
logo-civica
cruz
logo-Real Academia
logoSEORL
Academia Matritense
Asoc-diplomados
Yuste

Presentación del Informe sobre Telemedicina de la Fundación Salud 2000

Importancia actual de la Telemedicina. Presentación Informe Fundación Salud 2000.

Prof. Pablo Gil-Loyzaga. Director Cátedra Extraordinaria Innovación y Salud. F.G.-U.C.M.

Lo importante hoy es reconocer que “la Telemedicina puede colaborar a mantener el sistema sanitario en sus prestaciones actuales”.

Hasta ahora España ha disfrutado de un notable nivel económico que, entre otras muchas cosas, ha permitido impulsar (ya existía anteriormente) un modelo de sistema sanitario y prestaciones que son envidia de muchos países muy industrializados (en Europa, USA, Canadá …). Este sistema de salud reposa sobre la alta calidad de los profesionales (médicos, Enfermería, entre otros), en una amplia red de centros sanitarios (Atención Primaria y Especializada, Hospitales, etc.) que cuentan con grandes avances en diagnóstico o terapéutica. Se genera un entorno de constante innovación (estimulado por los profesionales).

También han mejorado significativamente todos los procesos de gestión sanitaria que garantizan una atención coordinada y eficaz. La base de la atención es de tipo presencial, lo que sin duda es imprescindible en muchas actuaciones que lo requieren. Por ejemplo, en las urgencias o en muchas intervenciones, médicas o quirúrgicas, directas sobre el paciente.

En la situación actual que aúna un gran avance tecnológico en TICs (Tecnologías de Información y Comunicación) con una importante regresión económica es necesario encontrar soluciones creativas permitiendo mantener el nivel sanitario, propiciando nuevos avances. Es indudable que el seguimiento a medio y largo plazo de pacientes crónicos, discapacitados y ancianos, como la consulta entre especialistas, y otras muchas actividades podrían beneficiarse mucho de la implantación de las técnicas telemáticas en el ámbito de la Salud. No se trata de introducir sistemas complejos e inaccesibles para el profesional o el ciudadano; se pretende emplear en el ámbito de la salud, tecnologías de uso cotidiano, y que todos los ciudadanos emplean para comunicarse o enviar información.

La introducción de sistemas adecuados de Telemedicina serviría, como en otros países, a agilizar muchos procesos sanitarios, manteniendo la calidad, incrementando la continuidad de seguimiento, al tiempo que se reducen los costes de forma significativa.

A veces se comenta la falta de experiencia en otros países, lo cual demuestra un profundo desconocimiento de la realidad. No solo Canadá y USA sino también Inglaterra, Dinamarca y otros cuentan ya sistemas de Telemedicina que complementan y amplían las prestaciones sanitarias, al tiempo que evitan retrasos y reducen los costes. Se trata de administraciones previsoras que han adelantado a la crisis económica la incorporación, imparable, de las TICs a la atención  sanitaria.

Las tres premisas que deben cumplirse a la vez para que el sistema resulte adecuado:

– con un auténtico diseño para el servicio al paciente

Teledermatología

–  de utilidad y apoyo al profesional (médico  u otro)

– para emplear en un escenario donde se identifique una posibilidad real de complementar la atención presencial al tiempo que se reduzcan los costes de a otras alternativas.

Para que se cumpla la primera es imprescindible sistemas realmente amigables. Por muy compleja que pueda ser una aplicación tecnológica siempre puede presentarse al usuario no profesional de una forma sencilla  y accesible. Como esto no siempre  es fácil, ni siquiera para los profesionales que hayan creado la aplicación, hoy se cuenta con expertos en este campo que facilitan la usabilidad de cualquier programa, proceso, aplicación,  etc. También es fundamental que el diseño sea útil para el profesional y absolutamente incorporable a su sistemática de trabajo previa. Para ello la selección de modelos u equipos debe ser adecuada para cada empleo y cada situación.

No es ocioso repetir que hay que cumplir con las premisas de verdadera aplicabilidad, eficacia, eficiencia, sencillez de uso y reducción de costes frente a otras opciones, manteniendo siempre la calidad de la atención y, por supuesto, la confidencialidad.

Es cierto que cuando alguna Comunidad Autónoma, o algún Hospital, ha tomado la iniciativa de incluir en su cartera de servicios algún proyecto de Telemedicina, realmente adecuado y adaptado a necesidades auténticas, ha resultado siempre un éxito. Lamentablemente, la idea general que se tiene, incluso entre profesionales sanitarios y tecnólogos, es que la Telemedicina es la red de datos intrahospitalaria que muchos centros ya tienen.  Es cierto que estos sistemas son de Telemedicina y han tenido una gran incidencia en la rapidez de gestión de datos, en eficiencia, y en una clara reducción del gasto. Pero esto es solo lo mínimo que se puede hacer. La autentica aplicación de la Telemedicina siempre incluye el parámetro de distancia entre el profesional y el paciente.

Son muchos los ejemplos que se pueden proponer pero he seleccionado solo cuatro temáticas muy diversas para que den una somera idea de las perspectivas de la Telemedicina.

Un primer ejemplo, se refiere a la clara la utilidad de los sistemas de telefarmacia que ya funcionan en algunas Comunidades Autónomas. Como dato sirve el que el implantado en Galicia cuenta con amplio respaldo de profesionales y usuarios (incluso de los ancianos). Los médicos han liberado tiempos de consulta al evitar la petición reiterada de recetas, los farmacéuticos mejoran su relación con sus clientes y la administración regional reduce costes.

Telemedicina en el Hospital Clínico de San Carlos de Madrid

Otro modelo claro es el de redes de Telemedicina entre hospitales terciarios y otros de media y larga estancia, a donde se remiten los pacientes para continuar tratamiento después  de cirugías complejas (prótesis,  etc.) o tras el tratamiento médico de una enfermedad grave. En ambos casos se requiere un proceso de readaptación o rehabilitación antes del alta al domicilio. Un buen ejemplo lo constituye la red establecida entre el Hospital Clínico de San Carlos de Madrid y el Hospital de la Fuenfría. Desde hace ya varios años los pacientes remitidos a este último, para rehabilitación antes del alta, son revisados semanalmente  por el equipo de especialistas del H. Clínico mediante un sistema de Telemedicina. Se han reducido los desplazamientos, incómodos para el paciente y caros para el sistema sanitario, que trasladaban en ambulancia al paciente de un centro al otro. La ventaja es clara porque en cada visita, por videoconferencia, intercambian información el especialista hospitalario (en remoto) y el paciente acompañado por los profesionales que le atienden en su recuperación.

Un tercer escenario de gran utilidad telemática se ha proyectado para los pacientes de patologías crónicas que, una vez diagnosticados y tratados por el especialista, pueden realizar el seguimiento continuado a nivel domiciliario o durante viajes y desplazamientos. Se trata de programas de seguimiento basados en tecnologías móviles como que se realiza para el seguimiento de pacientes diabéticos desde el H.  Clínico  de San  Carlos de Madrid.

Una red para el "autocuidado de la salud"

Tal vez los programas de introducción más reciente sean los que se basan en modelos similares a las redes sociales para el apoyo y seguimiento a pacientes crónicos. Es el nuevo concepto de “autocuidado de la salud”.  En este contexto el lider de este tipo de proyectos en España es  Qoolife.com.

Estos modelos parten de la adaptación del concepto de red social al entorno del propio paciente y bajo su autorización permite el acceso a la terapia continuada a los profesionales invitados. Tienen una gran utilidad para el seguimiento de pacientes crónicos, tanto en su domicilio, si ello es posible, como en centros especializados (Residencias de Mayores, Centros para patologías cerebrales graves, Centros para grandes discapacitados,  etc.). Estos modelos ya funcionan con un máximo de confidencialidad ya que solo es posible acceder desde “una red sanitaria personalizada” constituida en torno a un paciente concreto. La reducción de costes es máxima, tanto para el sistema como para el propio paciente y su familia, al tempo que el seguimiento de la progresión de la enfermedad esta garantizado de manera cotidiana.

Presentación del Informe sobre Telemedicina

Presentación del Informe sobre Telemedicina

Promover ahora este planteamiento puede parecer demasiado optimista o incluso quimérico, pero es realista.

Hoy contamos con suficientes expertos que ya han participado en numerosos proyectos experimentales que serían  capaces de cumplir estos objetivos.

Tal vez falta una Normativa que cubra, de manera completa y actualizada, esta actividad sanitaria.  Por eso resulta de gran importancia lo que propone llevar a cabo la Fundación Salud 2000 con este informe que hoy se presenta.

Deja un comentario

 

 

 

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>